Teatro delle Ariette

En este espectáculo, los 30 espectadores están sentados alrededor de una gran mesa. En torno a ellos los tres actores cocinan, sirven la comida, hablan, cuentan, actúan y el lugar se vuelve un espacio de la emoción y de la memoria.

Trabajando sobre su propia autobiografía Ariette consigue que el público mueva sus recuerdos, sus vivencias; la comida abre las puertas del corazón y al final la experiencia es total: "un strip-tease del alma".

"Muchas cosas han cambiado en nuestra vida desde el primer día de creación de este espectáculo en el año 2000, pero la fuerza contagiosa de este "autorretrato", de esta confesión pública autobiográfica, sigue sorprendiéndonos. Alrededor de la mesa donde nos encontramos todos, actores y espectadores, pasa algo que no sabemos explicar. Se cumple un ritual tan profundamente humano que nos lleva al corazón del presente, al momento absoluto del "aquí y ahora", sin intermediarios, a la evidente verdad de nuestras vidas". Teatro delle Ariette

LA PRENSA DICE:

"La comida es un elemento más del espectáculo, pero fundamental, pues es la excusa perfecta para recibir este acto creador de una forma directa y muy humana, a través de los sentidos. Había ritmo, había emoción, control de las emociones, buen clima... "Una verdadera obra de arte". Esto es arte". Javier González Soler. La opinión de Murcia.

"Todo contado con una autenticidad tan genuina que lastima: porque entre verduras biológicas y pan hecho al horno se tiene casi la sensación de tocar aquella tierra de nadie de los sentimientos que nos atraviesa a todos".
Claudio Cumani. Il Resto del Carlino